El salto al color

Con las nuevas cámaras Canon AT-1, en 1982, con una lente 50mm y 1.8 de apertura focal, dí el salto a la fotografía en color.

Fue la primera cámara con la que conseguí inmortalizar un objeto en movimiento, ya que permitía una velocidad de obturación de 1/1000. Se conseguían unas fotografías muy impactantes en color; y sobre todo si se usaban carretes especiales cromáticos, algo así como los famosos filtros en Instagram.

También la conservo y en la misma situación de la Agfa. Cuando las tenga reparadas publicaré algunas fotos para rememorar la era analógia.