Mis primeros pasos

Mis primeros pasos se remontan allá por el 1975, desde muy pequeño pude contar con una máquina de fotografiar Agfa 35 mm Silette Pronto de 1.953, con un diafragma de 2.8-16 y velocidad de 1/200. Mis primeros trabajos eran sobre blanco y negro, que era el material que se disponia para el propio revelado químico en casa. De aquella época me vienen recuerdos de montajes de fotos de amigos con alguna cabeza de perro puesta en alguno de ellos, un Photoshop totalmente manual (cartulina, tijeras y paciencia).

Esta máquina Agfa, me permitió descubir la belleza de la luz y, porqué no, de la sombra, muy realzada por los carretes Agfa, Kodak y Fujifilm, todos ellos eran normalmente ISO-400, lo que aportaba ese plus de grano en la fotografía.

La conservo, pero está falta de revisión y engrase. Espero poder repararla y hacer fotos de nuevo para recordar viejos tiempos.

El salto al color

Con las nuevas cámaras Canon AT-1, en 1982, con una lente 50mm y 1.8 de apertura focal, dí el salto a la fotografía en color.

Fue la primera cámara con la que conseguí inmortalizar un objeto en movimiento, ya que permitía una velocidad de obturación de 1/1000. Se conseguían unas fotografías muy impactantes en color; y sobre todo si se usaban carretes especiales cromáticos, algo así como los famosos filtros en Instagram.

También la conservo y en la misma situación de la Agfa. Cuando las tenga reparadas publicaré algunas fotos para rememorar la era analógia.

La era digital

A través de mi empresa, SISECTORIALES.COM, comenzamos la comercialización de las primeras unidades de cámaras digitales.

Se trataba de la SONY MAVICA MVC-FD5 con 0,31 MP (su precio 100.000 Ptas, unos 2.000€ de hoy). Imágenes de 640 x 480 que se guardaban en la disquetera de 3,5" que incluía el cuerpo de la máquina de fotos. Fue todo un exito de ventas entre nuestros clientes que venían usando el sistema analógico y, que gacias a estas cámaras digitales, ya no tenían que esperar al revelado para cerrar sus informes de trabajo.

Hablamos de 1.997, los PC venían con Windows 95, Pentium 100, 16 MB RAM, disco duro 800 MB, las primeras tarjetas gráficas y de sonido, y como no, la famosa disquetera de 3,5" para disquetes de 1,44 MB.

Aunque las usaba a diario para eseñar su funcionamiento, no despertaban en mi interés alguno para su uso en la fotografía como yo la veo. No me gustaban, pero nada en abasoluto, solo las usaba para trabajos e informes técnicos.

Probando todas las marcas

Durante 10 años fui teniedo la oprtunidad de porbar casi todas las cámaras digitales que salían al mercado y que a su vez vendía a mis clientes a través de mi empresa, SISECTORIALES.COM

No es solo que ninguna me enamoraba, sino que ningúna me ofrecía el resultado que yo buscaba en una cámara. Realmente, y viendolo con prespectiva, lo que buscaba era la calidad analógina en un sistema digital incipiente.

Solo realizaba trabajos por encargo en digital, con diferentes cámaras Sony, Canon, Nikon, Casio, ..., y a nivel particular optaba por una Olympus analógica de 35mm y con carretes ISO 200 a 400 de Fujifilm, sobre todo.

Por fin Canon me convence

No es hasta que tengo que realizar un trabajo de fotografía arquitectónica y técnica, para Google en el proyecto Street View, cuando me doy cuenta que puedo volver a reencontrarme con lo que yo buscaba desde hace muchos años, una foto digital que reflejase lo que realmente yo veo a través del objetivo.

Comienzo a proveerme de todo un equipo profesional de la firma Canon. Llego a adquirir 3 cámaras Canon, focales de 8mm, 16-35mm, 18-55mm, 35mm, 60mm, 24-70mm, 70-200mm y flashes.

Desde mi punto de vista, y desde este momeno, la fotografía digital puedo usarla para ofrecer la obra que yo creo que puedo crear con una cámara de fotos. Algo único, que trasmita calidad y que impresione a primera vista.

Fujifilm, sin palabras

Ya había probado e incluso adquirido 2 Fujifilm en los últimos 5 años, todavía conservo una de ellas, pero no es hasta 2016 cuando me decido a trabajar profesionalmente con sus herramientas.

De monento, compagino los dos equipos en mis trabajos. Canon para las fotos de protocolo, bodegones y demás... y me reservo las herramientas de Fujifilm para expresarme con mi creatividad y darle exclusividad a mi trabajo, con algo único y que me hace sentirme fotógrafo de verdad.

 

Nuevas Fujifilm en la familia

Incorporamos la última máquina profesional de Fujifilm, la X-T3. Esta herramienta nos brinda la posibilidad de ofrecerles a los clientes un plus en calidad de fototografía profesional, con una resolución de 26 MPixels y un color único, que sólo Fujifilm con su experiencia me lo puede aportar.

Cuando empezé a trabajar con Fujifilm, sólo era una herramienta complementaria para potenciar el trabajo ofrecido con unas imágenes, colores y texturas con el sello de calidad Fujifilm.

Desde Julio de 2019, mi equipo Fujifilm se ha convertido en el equipo principal de trabajo para Bodas, Boudoir, Eventos, Retratos, etc; y ha relegado al resto de equipo profesional Canon y Ricoh a un segundo plano, y que suelo usarlo casi exclusivamente para fotografía de Arquitectura y fotografías 360º, en mi trabajo de Google Maps Street View.